Volvo XC40: El manejo en su versión más fácil
23/02/2018 948 vistas
Pocas veces tenemos la oportunidad de hacer una prueba donde lo más importante no es conducir el auto. Es que para probar el nuevo Volvo XC40 es indispensable dejarse llevar por las tecnologías de conducción semiautónomas.

Los alrededores de Barcelona siempre son agradables cuando se trata de probar nuevos modelos. Las congestionadas calles del centro, los pintorescos caminos rurales de las afueras o incluso alguna escapada a playas cercanas.

Ese fue el escenario que Volvo eligió para las pruebas del XC40, el más pequeño de los SUV de la marca y, por lejos, uno de los vehículos más seguros del segmento. Lo pudimos manejar por más de 200 kilómetros en diversos paisajes, que nos ayudaron a exprimir lo mejor del crossover en sus versiones T5 y D4, la primera bencinera y la segunda diésel.

Al llegar al lounge preparado por Volvo XC40 en el aeropuerto de Barcelona, lo que más impresiona (además de la hilera de XC40 estacionados) es el hecho de que este modelo pasó prácticamente intacto desde su fase conceptual a la producción, con un look radical y juvenil.

Volvo Xc40
Así, se diferencia de los otros SUV de la marca por sus voladizos cortos y parabrisas más inclinado, además de un capó envolvente y una amplia parrilla que domina el frontal y da forma a los faros. Este diseño, además de mejorar su impronta en la calle, contribuye a la visibilidad, pues se respetó la amplitud y usabilidad del área acristalada, lo que permite monitorear el exterior de mejor manera.

Una vez al interior del auto, el ambiente se vuelve más familiar, pues evoluciona el estilo de otros modelos de la marca.

Muy enfocado en el conductor, el Volvo XC40 orienta los mandos de una manera ergonómica y mejora su usabilidad. Al centro, una gran pantalla táctil estilo tablet tiene el dominio absoluto del infoentretenimiento y algunos parámetros del auto.

Mientras sincronizamos Spotify con el sistema Sensus nativo del auto, aprovechamos de analizar la materialidad. Muy al estilo escandinavo, los materiales son de altísima calidad, cueros suaves, madera, aluminio cepillado, detalles en negro brillante, todo con excelentes terminaciones. El objetivo de Volvo aquí está más que claro: hay que darle un aire más orgánico y natural al concepto de lujo.

Volvo xc40

» Espectadores

Como buen Volvo, el XC40 se destaca por su andar superior, suspensión bien ajustada, una transmisión automática de ocho velocidades bastante rápida y eficiente, que en modo Sport incluso nos deja sentir un poco más de adrenalina en el auto. Ya sea con el motor T5 o el D4, este SUV se siente ligero, fácil de maniobrar, casi como si sus 1.733 kilos o sus 4.425 mm de largo no influyeran en la dinámica.

Eso sí, la parte más divertida de este Volvo xc40 es no manejarlo. Puede parecer raro, pero dada la gran cantidad de asistentes activos de conducción, que complementan el sistema City Safety con cámaras, radares y láseres, es posible circular por la carretera hasta 130 km/h sólo con una mano en el volante.

Una vez activado el sistema Pilot Assist, este mantendrá una velocidad constante y una distancia apropiada respecto del vehículo de adelante, por lo que si este frena y nosotros no hacemos nada, el auto toma el control. En nuestro caso, también teníamos el GPS funcionando, por lo que, además de sentir el sistema de permanencia en el carril y el control crucero adaptativo haciendo su trabajo, incluso pudimos ver cómo el auto seguía las salidas marcadas cuando accionábamos el intermitente. Es como del futuro, pero ahora.