*

[MT MAG.] Mesón del Caulle: especie nativa
Por Alejandra Mulet 10/04/2018 65 vistas
Para los que disfrutan las bondades culinarias de la zona de Lago Ranco y Futrono, las opciones de comer rico son muy pocas, situación que, por suerte, cambió hace tres meses, cuando abrió un nuevo restaurante bajo el concepto de alta cocina chilena con productos locales. Enclavado en el corazón del Parque Futangue, el Mesón del Caulle ofrece una experiencia sazonada con el encantador sabor sureño.

La magnificencia de una Reserva Nacional del sur de Chile cobija al Parque Futangue. Un refugio de la naturaleza en la comuna de Lago Ranco, en pleno corazón de la Región de Los Ríos, que se extiende a través de 13 mil hectáreas de bosque nativo, decenas de caídas de agua de intensos tonos turquesa, lagunas naturales, ríos, senderos para trekking, termas naturales, planicies campestres, verdes praderas y espectaculares campos de lava. Al interior de esta inmensa reserva existe Futangue Lodge, un nuevo hotel boutique de reciente estreno, que cuenta con sólo 16 habitaciones, amplia zona de estar, una exquisita terraza con gran parrilla y un restaurante de estilo sureño que encanta.

Caulle (3)

El Mesón del Caulle, su restaurante, rescata los productos más ricos y únicos de la zona para elevarlos a su máxima expresión, y vaya que está bien logrado.

La idea es simple, pero no por eso menos efectiva. Todo lo contrario. Es una propuesta bien pensada y adaptada al entorno, a la experiencia que quieren transmitir como un todo, con el fin de sorprender los paladares de quienes visitan el lodge y el parque.

Caulle (1)

El concepto del restaurante es creado e ideado por la reconocida chef valdiviana Karime Harcha, quien junto al joven chef ejecutor Juan Pablo Aránguiz (ex 2661 Restaurante), dan vida a una rica cocina sureña, honesta, sencilla, pero muy sabrosa. De paladar intenso y productos simples, de aromas caseros y presentaciones donde se cuida mucho la estética de cada plato. Todas las preparaciones son montadas en platos de madera nativa, greda y piedra.

Caulle (2)

 

El plato estrella

La experiencia de alojar en el lodge y cenar en el Mesón del Caulle es una experiencia que no defraudará a nadie. Todo comienza con un aperitivo de cortesía que consiste en una copa de sidra de manzana de la zona y una tabla de piedra con chips de papas nativas, frutos secos y quesos de las localidades aledañas.

Caulle (5)

El restaurante cuenta con una carta sencilla, pero bien provista de opciones ricas y bien variadas, como sándwiches y ensaladas para quienes quieren algo rápido y continuar con su actividad outdoor. También dispone de platos más elaborados para quienes se quieren tomar una pausa y disfrutar del entorno junto a la buena mesa, como una exquisita sopa de coliflor con láminas de berenjenas crocantes, muy bien lograda e ideal para un día lluvioso, u opciones en carne como el lomo vetado con papas asadas con cebollín y merkén, donde está todo muy bien preparado en su punto, además de ser un plato muy generoso, así es que como dato le recomendamos que no se prive de ir con hambre.

Caulle (4)

Además de la carta, también tienen un menú para la hora de almuerzo y para la noche, que cambia entre ambas comidas y diariamente. Este menú es para quienes quieran pasar a almorzar a El Mesón del Caulle y para los huéspedes, y contempla platos ricos y simples, pero que en su esencia son muy sabrosos.

Caulle (3)

En mi estadía tuve la suerte de probar como platos de entrada un carpaccio de zapallo italiano con aderezo de murta, pétalos, murtillas y sutiles hojas verdes que lo convierten en un delicado plato lleno de color y sabor, y un ceviche de salmón con aderezo de ají amarillo con crocantes de piel de salmón y mix de hojas verdes, muy suculento.

Caulle (2)

De fondo, una inolvidable entraña con guiso de mote y hongos, que estoy convencida debe ser su plato estrella. Una mezcla de sabores, texturas, aromas y enjundia muy rica y característica de la mano de la chef, además de un generoso lomo vetado acompañado por un memorable puré rústico de zapallo asado, intensamente soberbio.

Los postres, todos de elaboración propia, al igual que los panes y repostería, tienen un sello muy especial y local. Como la torta de merengue con frutos rojos, muy fina y delicadamente bien hecha, al igual que los helados de la casa, donde destaca el de murta.

Para los que tienen la fortuna de hospedarse en el hotel, les adelanto que los desayunos son perfectos. Jugo de naranja natural, buen café, aguas saborizadas, huevos en diferentes versiones, fruta fresca, dulces, mermeladas caseras y quesos de la zona, junto al exquisito pan recién horneado hacen que el día comience de la mejor manera posible.

Caulle (1)

El lugar es perfecto para quienes aman el trekking, las caminatas y para quienes solo buscan desconectarse, descansar, disfrutar del sur y el aire fresco. Muy pronto abrirán su completo spa, que promete otra gratísima experiencia, a juzgar por sus dimensiones e instalaciones. Sin duda, esta ampliación lo convertirá en el gran hotel boutique de la zona.

Parque Futangue se ubica en la Patagonia Norte, en la precordillera andina de la zona de Lago Ranco, Región de los Ríos, Chile, y para más información, visitar el sitio www.parquefutangue.com.