*

[Nueva York 2018] La nueva cara del lujo coreano
03/04/2018 67 vistas
La segunda generación del sedán de Kia dejó claro que está preparada para apuntar más alto en el mercado.

En el reciente Salón de Nueva York, Kia presentó por todo lo alto la segunda generación del K900, buque insignia de la marca coreana que busca pelear codo a codo con los sedanes de marcas premium alemanas.

Construido sobre una nueva plataforma, el nuevo K900 es más grande, pero también más aerodinámico y con mejores proporciones. Tiene 5,120 mm de largo, 1,915 mm de ancho, 1,490 mm de alto y una distancia entre ejes de 3,103 mm.

Estéticamente, luce una notable transformación, mostrando una nueva parrilla, rediseñados parachoques, grupos ópticos con tecnología led y detalles cromados. Asimismo muestra un perfil más estilizado y elegante que contrasta de manera muy correcta con algunos rasgos propios de un modelo de carácter deportivo.

kia k900

En el habitáculo, los materiales nobles de primera calidad se combinan con la tecnología más avanzada del fabricante coreano. Destaca un cuadro de instrumentos con pantalla TFT de 7 pulgadas, el Head-Up Display de 9,7 pulgadas y la pantalla táctil de 12,3 pulgadas para el sistema de info-entretenimiento.

Bajo el capó, monta el mismo V6 twin turbo de 3.3 litros con 365 caballos de fuerza que equipa el Stinger, el primer deportivo del fabricante. Está acoplado a una caja automática de 8 velocidades que transmite la potencia a las cuatro ruedas, con la opción de mandar 50% del torque al eje delantero y hasta 80% al eje trasero.